Making off: Relaciones interpersonales en el periodismo

por admicom1

¿Creéis que existe capacidad de autocrítica entre los periodistas o hay, en cambio, una indisposición a aceptar -y corregir- las malas prácticas dentro del periodismo?

Borja Melchor: Yo creo que los periodistas son conscientes de lo que hacen mal, pero tienen miedo a decirlo. De hecho, nosotros vimos de primera mano cómo la información está sesgada y ni siquiera los periodistas se ven capaces de hacer nada; sinceramente, no, no hay autocrítica a la vista.

Martín Vaz: La idea tira más por enfocarlo hacia dentro, no tanto en el sentido de decir “lo he hecho mal”, sino de que rectifiques en caso de cometer un fallo o hacer una imprecisión; hay una tendencia a creer que lo que se publica es la verdad absoluta, y no siempre es así

Carmen Rapado: Por ejemplo, vinculado a nuestro trabajo y respecto al caso Asunta, La Voz de Galicia llegó a publicar dos noticias que eran simplemente rumores y en ningún momento fueron rectificadas esas informaciones.

Lucía Montáns: No solo eso, en el trabajo una de las tareas fundamentales era recaudar información y realizar un exhaustivo proceso de documentación, así que vimos más ejemplos. Otro destacado es el del accidente del Alvia de Angrois; como todos sabréis, al principio se culpó categóricamente al maquinista de la tragedia, en lugar de esperar y ahondar, se dedicaron a dar todas las noticias sobre esa base.

 

¿Hay una desprotección legal real hacia los periodistas? Es decir, ¿le compensa al periodista dar preponderancia a la comunicación y a la información sobre los intereses de la empresa mediática que lo contrata?

 

Paula Santiago: Yo creo que sí, porque realmente, a día de hoy, se dan muchos -demasiados- casos en los que los periodistas son despedidos por dar un punto de vista en las informaciones que la cadena no comparte o que no van acorde a su línea editorial.

Cristina Marquina: No es solo el hecho de los que despidan, sino también la dificultad que tienen luego para que los contraten, porque nadie está dispuesto.

Paula Santiago: Sin duda, y todo porque el marco legal que existe está mucho más orientado hacia los intereses económicos que hacía la protección en sí de los periodistas que, al fin y al cabo, trabajan para una empresa mediática cuyo fin último es obtener beneficios; y el de los periodistas, cobrar.

Marcelo: Para controlar el medio en el que se trabaja, la única solución es ser tu propio medio; las personas también somos medios, en todos los espacios.

Martín Vaz: Si trabajas para un medio de comunicación es imposible que tú seas un medio. ¿Cuál es el futuro? ¿Ser todos freelance?

Marcelo: El futuro es asumir que el control tienes que tenerlo tú, que tienes que tener tu propia deontología. El periodista no puede entenderse a sí mismo como un asalariado más dentro de un medio, es una profesión en sí misma.

 

SÁNCHEZ ÁLVAREZ PAULA 152.H04